misa.jpg

En Misa del Gallo: Familias repletaron la Catedral de Chillán en eucaristía de Nochebuena

 

“Que el Señor no sólo sea celebrado, sino que se quede en nuestras casas para que haga de nuestros hogares pesebres vivos”, fue la invitación que hizo el obispo Carlos Pellegrin a los cientos de fieles y particularmente a las familias que repletaron la Catedral de Chillán la noche de este domingo para celebrar el nacimiento de Jesús, en la tradicional Misa de Nochebuena o Misa del Gallo, primer rito que la Iglesia Católica celebra ad portas de la Navidad.

Durante el tiempo de Adviento, donde la Iglesia centra su atención en el misterio de la Encarnación de Dios en María, tal como muchos pequeños lo hicieron en la eucaristía representando el pesebre, el obispo reiteró su invitación “a vivir este tiempo de Adviento, que es siempre una buena noticia y es la preparación para la Fiesta de Navidad, donde preparamos nuestros corazones para recibir al Salvador”, subrayó.

En este sentido, la celebración de la novena del Niño Jesús que concluye cada 24 de diciembre, es una gran oportunidad para el reencuentro de la familia, es por eso que el obispo recordó que “la misión nuestra es responder a ese gran amor de Dios amándonos nosotros y ayudándonos mutuamente en toda situación”, recalcó, llamando a “cultivar las actitudes de misericordia, de perdón, de cercanía, de paciencia… todas esas actitudes que el Señor desborda en su misericordia hacia nosotros”.

Durante su homilía y frente al gran número de inmigrantes que este año ha llegado a Ñuble, invitó además a revisar cómo actuamos con “nuestros hermanos inmigrantes. Son ellos los que buscan un pesebre para renacer en un nuevo país”. También se refirió a la nueva Región de Ñuble que el próximo año será instalada, invitando a orar para que no caiga en la centralización. “Todos tenemos la gran tarea de construir una nueva región juntos sin excluir a nadie, y buscando la descentralización no sólo pensando en los grandes centros urbanos, sino que en las periferias de nuestra ciudades y en la zonas rurales”, puntualizó.

En la Diócesis San Bartolomé de Chillán, esta misa se ofició en los templos centrales de todas las parroquias y en el caso de las comunidades donde no contaron con la presencia de un sacerdote, la comunidad lo hizo compartiendo una liturgia. Mientras que la misa de Navidad, se celebró el domingo 25 al mediodía en la Catedral.

Fuente: Chillán on line