El estudio siguió a casi cinco mil consumidores.

 

Hasta el momento no se había hecho una investigación al respecto, pero un estudio de The American Journal of Clinical Nutricion indagó si el consumo de papas, fritas y no fritas, se puede asociar con un mayor riesgo de mortalidad prematura. Y la respuesta fue que sí, en el caso de las papas fritas

En el análisis se le hizo un seguimiento durante ocho años a 4 mil 440 personas estadounidenses de entre 45 y 79 años, que se dividieron entre quienes consumían esta preparación una vez al mes, dos a tres veces al mes, una vez por semana, dos veces por semana y tres veces a la semana. De todos ellos, 

Los resultados arrojaron que quienes consumían papas fritas entre dos a tres veces por semana y tres veces por semana tiene un mayor riesgo de morir prematuramente. Mientras, el consumo de papas sin freir, no se asocia a ningún riesgo de este tipo. 

El estudio en sus conclusiones dice lo siguiente: "El consumo frecuente de papas fritas parece estar asociado a un mayor riesgo de mortalidad. Se deben realizar estudios adicionales en tamaños de muestra más grandes para confirmar si el consumo general de paps está asociado con un mayor riesgo de mortalidad".