Con el objetivo de agilizar los proyectos de riego de la nueva Región de Ñuble, el diputado Gustavo Sanhueza y el delegado de Obras Públicas Ignacio Vera, se reunieron hoy con los representantes de las principales organizaciones de regantes de la zona.

   En dependencias de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, analizaron el avance del embalse La Punilla, proyecto largamente esperado por los agricultores y que debería comenzar su construcción en los próximos meses. En la cita, las autoridades coincidieron en la necesidad de dar un nuevo impulso a esta mega obra que permitirá una superficie de riego superior a las 60 mil hectáreas.

            “El embalse La Punilla, junto con el hospital de Chillán, es la gran obra de la Región de Ñuble. Queremos que el Ministerio de Obras Públicas imprima un nuevo impulso al proyecto y que podamos visualizar un avance sustancial en los próximos meses. Hay una muy buena disposición del delegado Ignacio Vera para que realicemos en conjunto las gestiones correspondientes”, sostuvo Sanhueza.

En tanto, el delegado de Obras Públicas Ignacio Vera, manifestó que “el embalse La Punilla pasa a ser el proyecto más importante que tiene la región. Son entre 500 y 600 millones dólares, una inversión nunca antes vista acá. Sabemos lo que pesa la agricultura como industria dentro de Ñuble y la cantidad de hectáreas que se beneficiarán con riego”.

El ingeniero confirmó que es un proyecto prioritario para el gobierno y que “no podemos darnos el lujo de que el embalse salga más tarde de lo esperado”.  

Este embalse de riego, que beneficiará a más de 5 mil regantes de la zona que comprende las comunas de San Carlos, Coihueco, Chillán, Ñiquén y San Nicolás, se encuentra en la fase de diseño de ingeniería y en las próximas semanas se debería conocer la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) de la línea de transmisión.

Embalse Zapallar espera proyecto de ingeniería

Durante la presente jornada, las autoridades también se dirigieron a la comuna de Bulnes para sostener un encuentro con los regantes del río Diguillín y con representantes de las comunidades de El Carmen y San Ignacio.

En relación al futuro embalse Zapallar, el juez de aguas de Diguillín Francisco Saldías, planteó que “hay un estudio de ingeniería pendiente que fue licitado el año 2013, pero que todavía no se realiza. Ese proyecto inicial es clave para poder pasar a la segunda etapa que es conseguir los recursos para la construcción del embalse”.

El diputado Gustavo Sanhueza valoró el encuentro con los regantes, indicando que “es fundamental concretar el estudio que fundamentará técnicamente esta obra de riego, por lo que realizaremos su seguimiento en la cartera de Obras Públicas. Estamos en presencia de un embalse que permitirá regar 10 mil hectáreas en una zona con gran potencial agroalimentario, lo que traerá grandes económicos y sociales a la nueva región”, finalizó.