La autoridad sanitaria prohibió el funcionamiento a dos elaboradoras de cecinas ubicadas en calle Sargento Aldea #673, Chillán, luego de una fiscalización de rutina encabezada por la seremi de Salud, Marta Bravo.

En el lugar, se constataron varias anomalías, entre ellas, el colapso del sistema de evacuación de aguas servidas (alcantarillado), el cual se encontraba tapado, y con acumulación de agua en la zona de manipulación, en fábrica de cecinas Coloma. Allí también se evidenció presencia de óxido en maquinarias, colgadores de longanizas no lavables, entre otras deficiencias sanitarias.

Respecto a la otra fábrica que opera en la misma dirección, y que no figura con nombre de fantasía, se detectó acumulación de materiales en sala de cocimiento, la que además era utilizada como zona de almacenamiento y preparación de condimentos. A ello se suma tapa de alcantarillado oxidada al interior de sala de elaboración, piso deteriorado en zona de ingreso a cámara, y sistema de evacuación de aguas servidas tapado y con piso inundado en sala de cocimiento.

“Se inició un sumario a ambas fábricas. Nuestro propósito es que subsanen las anomalías y puedan funcionar sin infringir las normas sanitarias, y dar garantías de que los productos elaborados allí, se ajustan al Reglamento de los Alimentos”, afirmó Bravo, agregando que se continuará con inspecciones similares por parte de la Unidad de Seguridad Alimentaria de la SEREMI de Salud Ñuble.