El 23 de mayo parte la aplicación de la Consulta Indígena en la Región

El próximo 23 de mayo, comenzará la Consulta Indígena en la región, por lo que los preparativos ya están en etapa final por parte del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, difusión y detalles finales de los lugares son la parte final de la puesta en marcha de esta nueva consulta que  permitirá delinear acuerdos y decisiones de los pueblos originarios que están en el país. 

En la Región del Bio-Bío, esta consulta toma mucha relevancia, debido a que es una de las zonas del país que tiene mayor presencia de pueblos indígenas, en los que destacan los pehuenches del Alto Bio-Bío y los lafquenches del cono sur de la Provincia de Arauco. 

 

Actualmente en el país, existen 2 millones 185 mil personas que declararon ser indígenas en el Censo 2017, en donde prevalece la etnia mapuche con un 79% (1 millón 745 mil personas). De ellas el 11% vive en la Región del Bio-Bío, de la cual Alto Bio-Bío cuenta con un altísimo 84% de su población que se declara pehuenche, siendo la tercera a nivel país con más presencia originaria, después de Camiña y Colchane en la Región de Tarapacá. 

Además, uno de los antecedentes importantes de la relevancia de la Consulta Indígena en la Región es que Bio-Bío cuenta con un alto índice de comunidades y asociaciones de pueblos originarios, sobre todo en la Provincia de Arauco (cono sur) y en el Alto Bio-Bío. 

Cabe destacar que actualmente, según la CONADI, existen 283 comunidades, destacando 249 en la Provincia de Arauco, 30 en Bio-Bío y 4 en Concepción. En Arauco, 84 corresponden a Cañete y 63 a Tirúa. Alto Bio-Bío en tanto posee 12 comunidades. En tanto las asociaciones que son de procedencia urbana, existen en la Región 293, 185 en la Provincia de Arauco, 67 en Bio-Bío y 38 en Concepción. 

La consulta indígena partirá el 23 de mayo en Alto Bio-Bío, el 24 de mayo se desarrollará en Santa Bárbara, en tanto el 28 de mayo la consulta llegará a Concepción. Para el 29 de mayo el diálogo se efectuará en la comuna de Arauco, 6 de junio en Lebu, el 7 de junio en Cañete y el proceso finalizará en Tirúa el 8 de junio.   

El objetivo principal es contemplar la entrega de antecedentes, para en agosto, obtener deliberación interna de las comunidades. Posteriormente, se llegará a una instancia de diálogo y en diciembre se efectuará el proceso de resultados. 

Con este escenario el Seremi Alberto Moraga informó que “Chile tiene ratificado el tratado de la OIT 169, como sabemos que cada vez que hay una medida que afecta las manifestaciones socioculturales de los pueblos reconocidos por la Ley Indígena, tiene que existir una consulta para establecer cambios legislativos o reglamentarios”. 

Esto lo establece el decreto supremo 66 del Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Ya han pasado 25 años desde la entrada en vigencia de la Ley Indígena, ley que tiene como propósito la promoción el desarrollo y el fomento del pueblo indígena. 

“Entonces el presidente Piñera nos ha pedido y como Gobierno, entendemos que después de 25 años es necesario revisar algunas de estas medidas, para garantizar mejores medidas de desarrollo. pero no somos nosotros los encargados de decidir esas modificaciones, sino que los mismos pueblos originarios a través de una consulta decidirán si están de acuerdo o no con que el Congreso discuta de la misma”, expresó el Seremi de Desarrollo Social y Familia.  

 

Con respecto a la participación de las comunidades la autoridad indicó que “esperamos que la cantidad de personas que participe sea la mayor posible, es por eso que funcionarios de la Seremi se han desplegado por las comunas donde se desarrollará la consulta para llamar a las personas a participar y ser parte de esta decisión, que ojalá sea lo más legítima posible”, dijo.   

 

Asimismo agregó que “hemos desarrollado una campaña publicitaria y nos hemos reunido con los tres Gobernadores y casi la totalidad de los alcaldes para que esto funcione de la mejor forma posible. Esta consulta viene a legitimar a nuestros pueblos originarios y demuestra la voluntad del Gobierno del nuevo trato con el mundo indígena”. 

 

“Esta es una consulta abierta y que principalmente busca saber sobre la administración de las tierras por parte de los mismos propietarios. Aquí no se busca alterar la titularidad ni el dominio de aquellas tierras que son y serán declaradamente indígenas. Lo que nosotros entonces preguntamos es que si están dispuestos a que haya una discusión parlamentaria sobre la administración de las tierras, si es que quieren tener individualidad en el dominio de las tierras, si es que podemos abrirnos a celebrar nuevos contratos, entre otras consultas”, comentó el jefe de la cartera Social y Familia.   


rodrigo villanueva