Una emotiva historia de amor es la que protagonizan los ingleses Ray Kershaw de 63 años y Tracy Brooks de 45 años.

Los novios tenían planeado contraer nupcias el próximo año en la ciudad española de Tenerife, pero debieron cancelar sus planes de improvisto luego de que Kershaw fuera diagnosticado de un cáncer terminal al duodeno en marzo pasado.

A pesar de los tratamientos médicos que recibió, la situación del novio mejoró e incluso los médicos que le atendían le informaron que sólo le quedaban días de vida.

Si bien la situación era complicada, la pareja decidió seguir con sus planes iniciales y casarse de todas maneras. Para esto, sus amigos crearon una cuenta en el sitio "Gift of a Wedding", donde desconocidos depositan dinero para que parejas con distintos inconvenientes, tengan los recursos para llevar a cabo la ceremonia el 2 de junio próximo.

El llamado surtió efecto y la pareja ya contaba con el dinero para el matrimonio, lo que sumado al empeoramiento de la salud de Kershaw, les hizo decidir organizar la boda en menos de 24 horas el sábado pasado en el mismo Hospital Springhill de Rochdale, donde el novio sigue internado.

A la ceremonia asistieron amigos, familiares y el personal médico del centro de salud: "Ray y Tracy sabían que el cáncer era terminal, así que todo lo que querían era casarse.... lo de "Gift of a Wedding" fue increíble. Estaban despiertos hasta la madrugada de la noche anterior a la boda para asegurarse de que había sucedido", dijo la sobrina y dama de honor de la novia, Melissa King al "Manchester Evening News", aseguró.

"Sé que Tracy y Ray no pueden agradecer a todos lo suficiente para que esto sucediera. No podemos creer lo mucho que la gente donó en tan poco tiempo", agregó.