Aunque parezca irreal, a nuestro país han ingresado más de 100 millones de celulares sólo en los últimos 10 años, y lo más llamativo es que sólo 23 millones de ellos están activos, es decir, no sabemos qué pasa con los otros 77, que están técnicamente muertos.

Así lo estableció un estudio de KanguroChile.cl, que además logró descubrir que un 86% de nuestros compatriotas guarda en sus casas antiguos celulares en desuso. O sea, he aquí parte de la respuesta sobre dónde van a parar esos aparatos.

En cifras, se puede concluir que cerca de 67 millones de los teléfonos están guardando polvo en algún rincón. Y ahora la pregunta es otra: ¿porqué los guardamos, con qué fin?

Un 90% de los chilenos le echó la culpa al apego, pues aseguró que sus razones son sentimentales, pues en ellos guardan fotos de algunos viajes o historias que no quieren olvidar.

Hay algunos son más precavidos, como ese 5% que cree que tenerlos en casa sirve para salir de algún apuro, como que les roben el que actualmente usan, lo pierdan, se les rompa o sufra algún desperfecto.

Una solución

KanguroChile.cl realizó este estudio desde su web, pues su foco es crear un portal virtual donde se puedan vender estos “ex” aparatos en Chile, una tendencia importada desde Estados Unidos, donde vuelven al mercado aparatos usados, u otros que tan solo fueron sacados de su caja, pero que no convencieron a sus dueños.

Dependiendo del estado del celular, es el valor que tienen. Así lo explica Marcelo Ponce, gerente de Kanguro Chile. “Cuando el equipo está en buenas condiciones, puede conservar de un 50% a un 70% de su valor”.
También influye de qué marca sea el equipo. “Un iPhone 6 podría conservar todavía un 50% de su valor. Ahora, si es un ZTE, celular que es menos conocido y de gama más baja, va a mantener un 20-30% de su valor”, admite Ponce.

En cuanto a si existe algún riesgo en dejar botados los equipos sin uso, el experto asegura que “en general, tener un celular en la casa no genera mayor problema, no debiese estallar.

No obstante, no hay que olvidar que un celular tiene metales pesados. Los más antiguos, por ejemplo, tienen niquelcarnio, los más actuales, litio, ambos altamente contaminantes. Si caen a un basural, sí harían un mal”, alerta.

El modelo

El gerente de KanguroChile explica que lo que ellos buscaron al intalarse en nuestro país fue amoldar este formato estadounidense a la realidad de nuestro mercado. “Hubo que hacer cambios a nuestra idiosincracia, para funcionara esta iniciativa. Partimos de la óptica de que estaban saliendo muchos modelos top a los que la gente aspiraba, pero no tenía la plata. Entonces, lo que buscamos fue asegurar que ellos los pudieran comprar de una forma segura, y con una garantía de que, aunque fueran usados, tuvieran tres meses de garantía”, cerró.