Muchos factores influyen en el sobrepeso de los queridos gatos, como lo son la edad, falta de actividad física, la raza o una dieta no adecuada, pero la principal razón por la que aumentan considerablemente de peso es por la esterilización, motivo por el que disminuyen los requerimientos energéticos del gato, por lo que comienzan a consumir más calorías de lo que realmente necesitan.

También para las mascotas, la obesidad es una enfermedad crónica que va en aumento en la sociedad, ya que es un problema que reduce la esperanza y calidad de vida, es un paso para el padecimiento de diversas enfermedades como la hipertensión, la diabetes, osteoartritis, hígado graso, pancreatitis, entre otras.   

Muchos dueños en la actualidad no están en conocimiento del peso adecuado que debe poseer su gato. Todo va a variar de acuerdo a la raza y sexo del animal, pero en general, en los felinos el peso debe rondar entre los 3,6 y 5,4 kilos, ya que superior a este comienza el sobrepeso.

“Al mirar desde arriba a nuestro gato debiera verse como una forma de reloj de arena, es decir, se adelgaza hacia las costillas, formando una especie de cintura.  Si lo que ves es un cilindro o, al contrario del reloj de arena, se ensancha en las costillas, entonces tienes un gato con sobrepeso u obesidad”, asegura Carolina Figueroa, médico veterinario de Royal Canin. Además, agrega que cada kilo de sobre peso en un gato promedio es equivalente a 16 kilos de sobrepeso en un humano.

En el caso de los gatos con gran cantidad de pelo cuya cintura no se puede notar a simple vista, es muy útil pasar las manos por los costados de su cuerpo con el fin de poder sentir las costillas, si se pueden sentir fácilmente tiene el peso adecuado, de lo contrario se debe estar muy alerta dado que el gato podría tener sobrepeso o ser ya obeso. Lo último sería constatar pesando a la mascota junto al veterinario. Estas tres formas de medir es lo que Figueroa recomienda como Mirar, Sentir y Pesar.

Ahora bien ¿Cómo podemos ayudar a la mascota a bajar de peso de manera sana y segura?

“La principal tarea del amo es supervisar la dieta del felino, ya que por sí solo no podrá realizar una dieta.  Lo principal es controlar la cantidad y calidad del alimento que ingiere.  Se recomienda que se le ayude a realizar alguna rutina de ejercicios, como esconder pequeñas recompensas para que el gato deba moverse y encontrarlas.  Si el felino se encuentra apto para paseos, sacarlo por lo menos una vez al día y jugar con él es la forma más entretenida para que realice movimientos que permitan quemar las calorías que ingiere”, comenta la veterinaria.

La principal estrategia para una baja de peso efectiva es elegir el alimento adecuado, proceso que siempre debe ser supervisado por un Médico Veterinario. La línea Satiety de Royal Canin se caracteriza por generar un estado de saciedad por más tiempo, debido a la adición de fibras de alta unión al agua, baja cantidad de grasa y de proteínas de excelente digestibilidad. Adicional a esto también se recomienda el uso mezclado o “mixed feeding” con alimentos enlatados especialmente diseñados para la baja de peso, como Calorie Control de Royal Canin. La mezcla de alimento seco con húmedo ayuda a disminuir la cantidad de calorías consumidas, ya que el agua sirve para aumentar el volumen de la ración sin aportar energía.

Bajo ningún punto de vista es aceptado que los gatos ingieran los restos de la comida de sus dueños ya que añade calorías no sanas para ellos, además los alimentos humanos desajustan el tracto gastrointestinal felino causando un daño que con el paso del tiempo puede crear irritación a su páncreas. ¡Protege tu felino, con cariño, juegos y una buena y segura alimentación!