No es un secreto que todos los años nuestra piel se ve y siente diferente. Puede que se vea más caída, seca o con arrugas que antes no existían. Es por eso que puedes comenzar a averiguar desde ya los cambios que sucederán en tu rostro para prevenirlos mientras eres joven.

A los 20 años, la producción de colágeno todavía no ha empezado a decaer, razón por la cual la piel se ve radiante, sana y joven. Pero a los 20 años también siguen saliendo los odiados granitos. Incluso si el acné no fue un problema para ti en la adolescencia, es probable que te siga saliendo algún grano pasados los 20.

Durante esta década, los granitos saldrán sobre todo a lo largo de la mandíbula y en el mentón, dice Doris Day, dermatóloga especializada en cosmética en la ciudad de Nueva York, a la revista Women's Health. ¿Cómo tratar el acné? Se recomienda utilizar productos con niacinamida, una forma de vitamina B3. Si tu piel presenta alergia, picazón o ardor ante la aplicación de productos antiacné, algunos remedios naturales son el té verde y la mezcla de aceites esenciales con agua, además de realizar algunos cambios en la dieta. Claro que lo mejor sería visitar a algún buen dermatólogo.

¿Qué pasará a los 30 años? Tu tono de piel se verá un poco desparejo, dado que el número de melanocitos (células de la piel con pigmento) disminuye, y los restantes crecen en tamaño y hacen que aparezcan manchas oscuras, sobre todo en zonas que han estado expuestas al sol. Es frecuente que estas manchas aparezcan en la frente, mejillas y mentón. Pero ojo, la  exposición al sol no es la única causa, sino también cambios hormonales como los anticonceptivos o el embarazo. Para mejorar el aspecto de la pigmentación, se recomienda utilizar un limpiador facial exfoliante y una crema nocturna de restauración celular.

A los 40 años, tu piel se verá mucho más reseca que antes, lo que profundizará las líneas y arrugas. Heidi Waldorf, directora de dermatología láser en el Mount Sinai Medical Center de Nueva York, recomienda usar una crema hidratante que contenga péptidos, antioxidantes y ácido hialurónico para hidratar la piel, corregir las manchas oscuras y darle brillo a la piel.

El rostro comienza a perder aún más volumen de grasa subcutánea, aunque este cambio no será uniforme para toda la superficie de la cara.