La llegada de septiembre invita a explorar nuevas tendencias beauty y, en materia de coloración, parece que esta temporada los alimentos inspiran los tonos de cabello.

Y es que al Café Frío (o Cold Brew), un bonito castaño con matices caramelo, ahora se suma el Coco Tostado (o Toasted Coconut).

Se trata de una combinación de rubio gélido con toques más oscuros, ideal para inaugurar la temporada de buen tiempo.

Además, es apto tanto para melenas de base rubia como morena, a la vez que aporta textura y permite disimular las canas.

¿Cómo se consigue? Consiste en combinar el color rubio claro, en versión platino o en una vertiente más dorada (si huyes de los tonos excesivamente claros), con una tonalidad más oscura. Se parte de una raíz más oscura que se irá degradando en transiciones suaves que se irán aclarando en la zona de las puntas.

El efecto deseado se logra tiñendo en dos tonalidades contrastadas o combinando mechas con la base natural del cabello.

¿A quiénes favorece? Queda muy bien en melenas castañas, ya que aporta una dosis extra de luminosidad, mientras que es perfecto para dotar de calidez a los rubios platinados.