Durante el embarazo, los antojos son producidos por los cambios hormonales que experimenta la futura madre, que pueden ser provocados por alguna necesidad nutricional, un mayor requerimiento calórico o una baja de glucosa en la sangre.

Por ejemplo, el deseo de comer chocolate podría justificarse por una deficiencia de la vitamina B, mientras que la proteína podría estar relacionada con el deseo de comer carne roja.

Según los expertos, estos son los antojos para comunes de las embarazadas:

Pepinillos: Los pepinillos y las aceitunas son antojos muy típicos, ya que el organismo necesita más sodio y pide alimentos salados, fuertes e incluso agrios.

  • Chocolate: Se debe a las necesidades calóricas. Lo más recomendable, eso sí, es el chocolate negro, pues otorga más beneficios para la salud del corazón y contiene muchos antioxidantes.

  • Helado: Suele ser un antojo habitual debido a su alto contenido de calcio. Además, el frío ayuda a calmar las náuseas y el azúcar repone el malestar.

  • Frutas: Se cree que está relacionado con los bajos niveles de vitamina C y de ácido fólico, siendo las fresas y los cítricos los que más se consumen. Entre ellos el limón, que además de antojarlo por su sabor, ayuda a las embarazadas a sobrellevar las náuseas.

  • Galletas saladas: Los antojos salados son recurrentes y suelen asociarse con la falta de sodio en el organismo.

  • Tocino: La combinación entre proteínas y grasas hace que la panceta sea uno de los alimentos más anhelados.