De acuerdo a la investigación, el humo entraría con mayor profundidad a los pulmones, provocando más daño en los consumidores.

Es probable que la mayoría de los consumidores de tabaco prefieran los cigarrillos light por ser menos dañinos que los corrientes, pero un reciente estudio prueba lo contrario: están asociados a más casos de cáncer pulmonar

La entidad encargada de realizar este estudio fue el Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio y concluye que el consumo de cigarrillos light contribuyen al aumento de un tipo de cáncer de pulmón denominado adenocarcinoma, que por estos días es el más común dentro de los pacientes en Estados Unidos. Los otros tipos han ido disminuyendo.

La principal razón está en las perforaciones que están en los filtros de los cigarrillos light, que hacen que el tabaco se queme más lento y a menor temperatura. Así, el humo tendrá niveles más altos de toxinas y sustancias cancerígenas. La otra razón es que al ser más liviano, el humo llega a partes más profundas de los pulmones.

En declaraciones a la revista del Instituto Nacional del Cáncer, el médico Peter Shields de la Universidad de Ohio, asegura que “estos cigarrillos fueron diseñados para engañar a los fumadores y a los responsables de la salud pública”.

Al ser más liviano, el humo aporta más tóxicos y “entra en forma de partículas finas que llegan a las partes más profundas de los pulmones, donde se desarrollan más a menudo los adenocarcinomas”.